Procesos

CIGRI realizará un proceso que contempla las siguientes etapas:

Caracterización de Residuos

Los residuos recibidos por CIGRI serán analizados en nuestro laboratorio de manera previa a su recepción, con el fin de determinar si pueden ser recibidos. De ser así, se definirá el tratamiento adecuado para cada uno de ellos.

Al ingreso, se tomará una muestra que permitirá verificar que el residuo recibido corresponde al mismo sometido al primer análisis, generando así un segundo nivel de validación.

Luego, los residuos serán destinados a distintas unidades de procesos, para ser tratados según las indicaciones del laboratorio.

Los objetivos del proceso de análisis son:

  1. Caracterizar los residuos y su condición de peligrosidad, de acuerdo con la normativa vigente en Chile (DS 148 y la Resolución 292, ambos del Ministerio de Salud).

De acuerdo con la caracterización, se definirá si el residuo debe ser sometido a un tratamiento de estabilización previo a su disposición final, o si presenta alguna posibilidad de ser reutilizado, reciclado, recuperado o valorizado.
CIGRI reutilizará los residuos que puedan volver a ser utilizados para el mismo fin que fueron creados, tales como envases, estanques, tambores y otros. Se reciclará aquellos residuos cuyos materiales pueden volver a ser reutilizados como materias primas en la fabricación de nuevos productos tales como metales, plásticos, vidrios, etc. Los residuos con contenidos metálicos, tales como polvos de fundición, ripios y otros, serán sometidos a procesos de recuperación de esos metales. Finalmente, aquellos materiales con un poder calorífico significativo serán valorizados

Tratamiento de Residuos

Los tratamientos que CIGRI aplicará a los residuos industriales poseen altos estándares de seguridad, apoyados y validos por know-how internacional.
Por medio de procesos de neutralización, solidificación y encapsulamiento, se minimizará la peligrosidad de los residuos tratados.
Finalizado el tratamiento de los residuos, el laboratorio realizará un control de calidad del procedimiento. Una vez aprobado, se autorizará la disposición final de los residuos en las celdas de nuestro depósito de seguridad autorizado, monitoreado con estrictos protocolos de seguimiento.

CIGRI cuenta con líneas de tratamiento para residuos sólidos (RISES) y residuos líquidos (RILES).

 

Estabilización y Solidificación de RISES

En estas unidades se tratarán todos los residuos sólidos y semisólidos como pastosos, borras y lodos, que requieran un tratamiento de estabilización, acondicionamiento mediante solidificación y/o encapsulación previo a su envío al Depósito de Seguridad. Estas unidades han sido diseñadas y serán construidas para la aplicación de este tipo de tratamientos mediante las operaciones de: disgregación, reducción de tamaño, mezclado y homogeneización, provocando la estabilización de los residuos mediante procesos químicos y fisicoquímicos tales como acomplejamiento químico, neutralización ácido-base, modificación de pH y reacciones redox, estabilización mecánica con aporte o cambio de matriz, macro y micro encapsulación con aditivos, y solidificación en matriz silícea, cálcica, ferrosa u otra, entre otros procesos que el laboratorio de CIGRI determine.

Las características de peligrosidad típicas que presentan los residuos sólidos y semisólidos son la reactividad y la corrosividad, las que requieren de una estabilización previa a la disposición final. También se presentan los residuos cuya característica de peligrosidad es la toxicidad extrínseca, explicada principalmente por contenidos de metales pesados u otros elementos químicos tóxicos..

Los residuos pulverulentos, pastosos o semisólidos, cuyo destino final será el depósito de seguridad, serán sometidos en estas instalaciones a etapas de tratamiento de solidificación que asegure una estabilidad mecánica suficiente como para permitir su confinamiento seguro y permanente. La solidificación convertirá el residuo en un sólido monolítico de alta consistencia estructural y mecánica. El resultado de este proceso será un sólido en cuya estructura cristalina quedarán atrapados los contaminantes, lográndose de esta forma la transformación del residuo en una sustancia física y químicamente estable, que permanecerá aislada de los efectos climáticos y ambientales.

La encapsulación y solidificación de residuos sólidos finos es también un proceso por el cual se asegura que el residuo será dispuesto en una forma segura y permanente en el Depósito de Seguridad, sin verse afectado por efecto de los vientos u otros componentes ambientales en el interior de la celda de seguridad.

Estabilización de RILES

En esta unidad se tratarán los residuos industriales líquidos generados por nuestros clientes, los lixiviados que eventualmente se produzcan en el Depósito de Seguridad de CIGRI producto del ingreso de agua de lluvia, aquellos recuperados de las aguas de lavado de las plantas, del sistema de lavado de ruedas y de envases, y de los líquidos resultantes de los equipos de abatimiento de gases (scrubber húmedo). Se separará una fracción líquida, consistente en un agua de calidad industrial que será reutilizada y acondicionada para ser reincorporada como agua de proceso en las unidades de RISES y en la misma planta RILES, y una fracción sólida, que será eliminada en el Depósito de Seguridad.

Los tratamientos a realizar en esta unidad tendrán el objetivo de llevar la característica de peligrosidad que presenta el residuo a un nivel no reactivo, no corrosivo, neutralizado y estable, ya sea de mínima solubilidad, corrosividad o reactividad, mediante la modificación de su pH o por aplicación de tratamientos químicos como las reacciones Redox o de acomplejamiento químico, o etapas físicas como precipitación, coagulación y filtración.

Valorización de Residuos

Nuestro primer objetivo es aumentar la cantidad de materiales contenidos en los residuos que puedan ser reintroducidos en los procesos productivos industriales, contribuyendo con la Economía Circular del país y el planeta. De este modo, se reducirá la cantidad de residuos a ser eliminados en el Depósito de Seguridad. Los materiales valorizables, tales como plásticos, combustibles alternativos líquidos o sólidos y metales, serán separados y seleccionados para su reincorporación a las cadenas productivas, disminuyendo así la explotación y uso de materias primas vírgenes.

CIGRI contempla dos unidades destinadas a los procesos de reutilización, reciclaje, recuperación y valorización:

Unidad de Reutilización, Reciclaje y Valorización, en esta unidad se seleccionarán y acondicionarán todos aquellos residuos o partes de los residuos que puedan ser reutilizados y reciclados como materias primas de otros procesos.
En estas plantas se separarán mecánica, magnética y/o manualmente las fracciones de:

La Unidad de Valorización Energética permitirá generar Combustibles Alternativos Sólidos (CAS) y Combustibles Alternativos Líquidos (CAL), a partir del aprovechamiento de los residuos con características combustibles y/o inflamables.

Los CAS y CAL presentan una capacidad calorífica suficiente que les permita ser utilizados como fuente de energía eficiente y económica, y como reemplazo de combustibles tradicionales, como los hidrocarburos vírgenes, contribuyendo así a disminuir los impactos ambientales que implica la extracción, transporte y trasvasije de estos.

Los RISES que podrán ser valorizados energéticamente son los plásticos, gomas, textiles, maderas, papeles y cartones contaminados, carbones activados usados, grafitos, etc. Los RILES valorizables corresponden a solventes, lubricantes usados, grasas y otros residuos industriales líquidos con poder calorífico.

Unidad de Recuperación de Metales
Esta unidad tendrá como objetivo innovar en la gestión integral de los residuos industriales debido a que en ella se realizará:

Esta unidad estará orientada a tratar, principalmente, los subproductos derivados de las fundiciones de cobre y hierro denominados “polvos de fundición”, residuos y subproductos metalúrgicos. Estos polvos corresponden típicamente a material sólido del tipo granular, de tamaño fino, con contenidos variables de metales tales como cobre, hierro y zinc, en especies fundamentalmente en estados oxidados. Debido a que las materias primas y los procesos de fundición en la industria minera-metalúrgica son diferentes, la composición de cada residuo es distinta y variable, por lo cual se considera la construcción de una planta de tratamiento para estos residuos de alta flexibilidad, que permita recuperar la máxima cantidad de metales o especies y estabilizar eficientemente el material residual para su disposición final.

Disposición de Residuos

El Depósito de Seguridad (DS) será el destino de todos aquellos residuos que no puedan ser manejados mediante algún otro tratamiento orientado a su reciclaje, recuperación, reutilización o valorización energética.
El DS es una instalación de eliminación de residuos peligrosos para sudisposición final en condición estable, no reactiva, no inflamable, ni corrosivo, en forma de un sólido monolítico y/o compactado, de naturaleza inorgánica y que no generarán emisiones gaseosas, líquidas ni sólidas, en ninguna etapa de su operación..

El DS de CIGRI estará compuesto por celdas de disposición que cuentan con un sistema de impermeabilización de 9 capas de materiales impermeabilizantes como son: arcillas impermeables, geocompuestos bentoníticos autosellantes, geosintéticos impermeables, geotextiles, geomallas y carpetas de tránsito de material granular. Todas estas capas serán de origen y materialidad certificada y se instalarán bajo un exhaustivo control de calidad dando cumplimiento al DS 148 “Reglamento Sanitario Sobre Manejo de Residuos Peligrosos».

Sistema de Impermeabilización

Todos los componentes del sistema de impermeabilización y drenaje a emplear en la construcción del relleno serán compatibles física y químicamente con los residuos cuyo destino sea el DS y con los líquidos lixiviados que se generen. Las capas de impermeabilización definidas para el proyecto resisten las agresiones químicas y microbiológicas y tienen una adecuada resistencia mecánica frente a las solicitaciones que se puedan generar durante la construcción y operación del Depósito de Seguridad, durante un movimiento sísmico o por las diferencias de temperatura día-noche. Comprende cuatro niveles impermeabilizantes mediante membranas geosintéticas de polietileno de alta densidad de 1,52 mm de espesor fabricadas con resinas vírgenes (niveles 1 y 2), un tercer nivel de GCL autosellante y autorreparante, y un cuarto nivel de arcilla natural impermeable.

 

Sistema de detección y localización permanente de fugas

Vale la pena destacar la incorporación del sistema de detección y localización permanente de fugas, el cual consiste en una red de sensores de conductividad eléctrica instalados bajo las dos geomembranas de HDPE del sistema de impermeabilización basal, conectados a una caja de registro que permite monitorear de manera continua, 24 horas al día, los 7 días de la semana, la integridad de ambas geomembranas. Este sistema, en el instante en que detecta una fuga, emite localmente una señal luminosa y auditiva, además de enviar un mensaje remotamente al controlador del sistema. La información registrada permite localizar con precisión y de manera inmediata la fuga, así como también estimar su magnitud.

Con la implementación de este sistema, es posible garantizar la contención total de los lixiviados al interior del DS, ya que la rapidez y precisión con que opera permite tomar las acciones correctivas que se requieran para sellar una posible fuga cuando ésta se produce en los primeros dos niveles de impermeabilización (geomembranas de HDPE 1 y 2), estando todavía activos los niveles de impermeabilización 3 (GCL) y 4 (Arcilla natural). De esta manera se asegura por completo una protección efectiva y preventiva del recurso hídrico subterráneo.

Finalmente, cada vez que una celda del DS alcance su capacidad máxima de disposición, esta será tapada y cerrada con una cubierta constituida por un sistema de impermeabilización a base de arcilla y geomembrana de LLDPE, sobre la cual se definirá un sistema de drenaje de aguas lluvia de material granular y geomalla, así como tuberías colectoras, con una capa de suelo vegetal superficial. De esta manera, los residuos dispuestos en el depósito, tratados y estabilizados quedarán encapsulados herméticamente de forma segura y definitiva.

Adicionalmente, CIGRI implementará un sistema de monitoreo ambiental periódico de la calidad química del agua subterránea mediante pozos instalados aguas arriba y aguas abajo del DS, permitiendo demostrar con transparencia la correcta operación de nuestras instalaciones, así como su nulo impacto al medio ambiente y los recursos naturales locales. Este sistema, al igual que una serie de otros controles de seguridad y ambientales, son parte del plan de cierre del proyecto, que considera un plazo mínimo de 20 años, extendido voluntariamente por Ciclo en 30 años adicionales, de monitoreo y control después del cierre definitivo del Centro.